Deporte inclusivo y deporte adaptado

Deporte inclusivo y deporte adaptado

¿Conoces las diferencias entre deporte inclusivo y deporte adaptado? Sanitas nos explica las singularidades y beneficios de ambas prácticas.

El deporte inclusivo y el deporte adaptado son prácticas que tienen en cuenta el desarrollo de las personas con discapacidad. Sin embargo, el primero establece criterios y normas que favorecen la práctica conjunta entre personas con y sin discapacidad, mientras que el adaptado ajusta las diferentes disciplinas deportivas a las necesidades concretas de personas con discapacidad.

El deporte inclusivo mejora la actitud de las personas sin discapacidad hacia sus compañeros y aumenta las interacciones y comunicaciones positivas entre todos.

“Aunque ambas maneras de practicar el deporte persiguen el progreso de las personas con discapacidad, el deporte inclusivo aporta múltiples beneficios físicos, psicológicos y sociales a quienes lo practican”, explica Yolanda Erburu, directora general de Fundación Sanitas.

“Para nosotros, el verdadero espíritu de la inclusión se halla en la igualdad con independencia de las capacidades. Por ello, creemos que la mejor manera de hacer deporte es entrenar y competir juntos”, añade.

Deporte Inclusivo en la Universidad Politécnica de Madrid

La Cátedra Fundación Sanitas de Estudios sobre Deporte Inclusivo en la Universidad Politécnica de Madrid desarrolla una gran labor para el fomento del deporte inclusivo en las áreas de investigación y asesoría.

Reglamento y sistemas de competición

Para la práctica del deporte inclusivo es preciso valorar el incluir modificaciones en el reglamento que permitan la justa competición entre los participantes y equipos. Deportes como el atletismo, por ejemplo, tienen en cuenta aspectos como la clasificación funcional y los récords internacionales a la hora de calcular en rendimiento en una determinada prueba, garantizando siempre la equidad en la competición.

La Cátedra ha supervisado el reglamento y sistema de competición desarrollado por las federaciones deportivas implicadas. De esta forma se facilita la competición profesional e inclusiva de 9 deportes y la celebración el pasado mes de octubre de los I Juegos Inclusivos.

Entrenamiento

El entrenamiento en el deporte inclusivo tiene presente las necesidades y habilidades de los participantes. Esto aumenta la heterogeneidad funcional del contexto de práctica. La formación adecuada y la competencia de los técnicos deportivos son fundamentales a la hora de adaptar el deporte a las capacidades de los practicantes. Se incide especialmente en la necesidad de entrenar desde la empatía, el compañerismo y la diversidad, entendiendo la unión y la comprensión entre todos como puntos fundamentales.

Participación conjunta

Se trata de la principal diferencia entre las dos prácticas deportivas. La participación conjunta es el elemento clave en el caso del deporte inclusivo. Por el contrario, el deporte adaptado facilita el acceso a las personas con discapacidad con sus propias estructuras, equipos y competiciones.

Deporte adaptado e inclusivo no son antagónicos

El éxito y la trayectoria del deporte adaptado en España es más que patente: ahí está el ejemplo paralímpico. El deporte inclusivo es la mejor manera de visibilizar y difundir, el deporte de las personas con discapacidad. Una ocasión perfecta para acercar la discapacidad a la sociedad, normalizarla y reconocer los beneficios del deporte, especialmente en este colectivo.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.