DKV y Carlos Ríos alertan sobre el consumo excesivo de sal

DKV y Carlos Ríos alertan sobre el consumo excesivo de sal

DKV y el nutricionista Carlos Ríos alertan sobre los riesgos del consumo excesivo de sal a través del manifiesto ‘Por un consumo responsable de la sal’.

Carlos Ríos es nutricionista y el creador del movimiento Realfooding. Como activista de la salud y colaborador en el Instituto DKV de la Vida saludable ha contribuido a la redacción de un manifiesto a favor de la alimentación sana que cierra la trilogía sobre los riesgos para salud humana que comporta el consumo en exceso de azúcares y grasas saturadas.

En Por un consumo responsable de la sal, Carlos Ríos y DKV alertan sobre los riesgos de los alimentos ultraprocesados (fuente principal de la dieta de niños y adultos) y su relación con la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares. Y es que son estos productos, tan en auge en los últimos 150 años, los que más cantidades de sodio aportan. Además de otros ingredientes nocivos (azúcares añadidos y grasas refinadas), los ultraprocesados suponen una media del 70-75% del sodio consumido.

Esta iniciativa muestra del compromiso de DKV con la salud, la promoción de una alimentación responsable y el apoyo a la investigación.

Los problemas de salud vinculados con el consumo desmedido de sodio

El uso de la sal en muchas sociedades se volvió común hace unos 10.000 años con el fin de conservar alimentos. Las estimaciones de su consumo se sitúan en cifras muy similares a las actuales. Entonces, ¿por qué existen ahora tantos problemas vinculados a la sal?

Por el cambio en el suministro de alimentos, las fuentes de sodio muy diferentes a las de las dietas tradicionales y la ratio sodio/potasio. Pero, el problema de la sal no reside tanto en su consumo (es esencial en la alimentación), como en el abuso de la misma. Además de sodio, la sal contiene yodo, elemento fundamental para la salud. Los alimentos fuentes naturales de sodio —carne, pescado, huevos, queso— aportan a la dieta las cantidades adecuadas de este nutriente: se recomiendan unos 2 gramos al día para la población general adulta. Cantidades inferiores pueden provocar fatiga y depresión

La relación con el azúcar

Además del aumento de la hipertensión y los problemas cardiovasculares, en las últimas décadas se observa un incremento igualmente alarmante de enfermedades crónicas como la diabetes y la obesidad. El último Global Burden of Diseases, Injuries and Risk Factors Study lo atribuye a la dieta insana y a la combinación del exceso de sodio con otros ingredientes presentes en los alimentos ultraprocesados.

Así, la reformulación de productos debería estar más orientada hacia la búsqueda de  ingredientes de mayor calidad, y no tanto en reducir compuestos insalubres.

¿Cómo reducir el consumo?

Dado que la ingesta de sodio es elevada en 181 de 187 países en el mundo, sería recomendable la implementación de estrategias dirigidas la reducción del consumo de ultraprocesados e ingredientes críticos ya mencionados. Por supuesto, una educación nutricional correcta que incluya la identificación de fuentes ocultas de sodio  y el fomento de alternativas a la sal.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.