Fundación MGC relanza la campaña solidaria “1 origami 1 euro”

Vuelve “1 origami 1 euro”, la campaña de la Fundación MGC de más éxito en las escuelas de Cataluña.

La Fundación MGC pone en marcha la IX edición de la campaña “1 origami 1 euro” y anima a los niños de Cataluña a enviar un deseo de salud y solidaridad dedicando un rato de su tiempo a elaborar un origami único. Con este proyecto la Fundación MGC traslada la técnica milenaria del origami a las aulas como símbolo de salud, bienestar, felicidad y prosperidad, donde el ejercicio de trabajar cada pieza de forma individual se convierta en tiempo que dedicamos a los demás.

Como el año pasado, la campaña solidaria será completamente online para evitar cualquier tipo de riesgo. Este año los niños de Cataluña podrán descubrir juntos el mundo del origami y pasarlo bien creando su grulla de papel; aprendiendo con el juego de las preguntas que se les formula. “Este año tampoco recibiremos físicamente los origamis, sino que hemos vuelto a pedir a las escuelas y entidades participantes que nos envíen fotos. O vídeos para publicarlos en nuestro blog (www.1origami1euro.org) y en las redes sociales (#1origami1euro)”, señala la entidad.

La campaña de Fundación MGC

La entidad, como cada año, destinará 50.000 euros a causas solidarias entre entidades fuertemente arraigadas en su territorio, logrando que la solidaridad llegue a aquellas entidades que promueven la investigación médica; y también a las que se movilizan para ayudar a los más desfavorecidos. Las destinatarias de la donación son La Marató de TV3 2021, la Fundación HM Obra Social Nens y Arrels Fundació.

Una historia milenaria

1 origami 1 euro es una idea basada en la historia de la Sadako Sasaki (1943- 1955), una niña japonesa que deseó curarse de su enfermedad, producida por la radiación de la bomba atómica de Hiroshima, haciendo 1.000 grullas de papel. Pensó que su deseo no sólo sería para curarse, sino también para que todo el mundo pudiera vivir en paz y no hubiera más guerras.

Sadako no pudo superar la enfermedad y no terminó de hacer todas las grullas (tuvo que parar en la 644). Pero sus amigos llegaron a hacer las 1.000 grullas formando un “Senbazuru”, de esta manera se convirtió en un símbolo de paz en todo el mundo. Recogiendo el espíritu de esta historia, la Fundación MGC decidió canalizar la iniciativa 1 Origami 1 euro con el objetivo de trasladar estos buenos deseos y transformarlos en donaciones para causas solidarias.

La Fundación MGC ha conseguido asociarse con los valores que representan las grullas de papel: solidaridad, esfuerzo y dedicación. Y lo más importante, afianzar su razón de ser: es decir, el fomento de la salud y la prevención de la enfermedad en beneficio de toda la sociedad.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.