El triple reto de la digitalización del sector asegurador

El triple reto de la digitalización del sector asegurador

El sector asegurador afronta un triple reto para aprovechar la creciente digitalización de su actividad.

El negocio asegurador en España afronta un triple reto en respuesta a la creciente digitalización de su actividad: la necesidad de poner al cliente en el centro y la híper personalización de los servicios y la creación de una cultura del dato. Lo destaca Keepler Data Tech.

El cliente en el centro de la relación

Como subraya un reciente informe de Mapfre Economics cada vez son más frecuentes las activaciones/desactivaciones de póliza a conveniencia. Esta tendencia incrementa la demanda de la personalización de la oferta y los servicios.

El sector seguros se enfrenta al reto de interactuar con sus clientes a través de múltiples canales digitales. Keepler sitúa la visión 360º del cliente como uno de los proyectos claves de cara a evolucionar.

La agregación de todas las huellas digitales del cliente en un único ID “mejora la lealtad del cliente. Aunque las expectativas del consumidor digital son más elevadas que las del resto, esto no significa que quiera prescindir del contacto directo con su agente de seguros. Al contrario, espera mucho más y pretende tener una interacción más fluida”, afirma Iván Avilés, Business Development Manager de Keepler.

Tecnología con impacto en el negocio

La última edición de 2022 Insurance Outlook de Deloitte ofrece algunas pistas sobre la necesidad de adoptar tecnologías emergentes. Keepler también propone la integración de la inteligencia artificial en los procesos que permitan la automatización.

El sector se enfrenta a una elevada carga de gestión: pólizas, reclamaciones, incidencias, facturas… Y todo ello por diversos canales y formatos. Esta diversidad de datos, que se catalogan como desestructurados, ofrece una información muy valiosa. La IA es la tecnología que hará a las compañías ser más rápidas, flexibles y eficientes, permitiendo reducir la carga de trabajo.

“La inteligencia artificial aplicada en este tipo de procesos permite reducir de forma muy significativa el tiempo dedicado a ciertas tareas de poco valor para el empleado, pero de alto valor o impacto para la compañía”, comenta Avilés.

La democratización y la cultura del dato

La base de los anteriores retos tiene algo en común: los datos. El adecuado gobierno y gestión del dato en la organización puede suponer el éxito o el fracaso de la estrategia. En la visión de Keepler, “el gobierno y la calidad del dato son algo más que control, es tener confianza en los datos”, explica Moisés Dueñas, responsable de área de Data Management. Toda estrategia de Data Management necesita contar con las personas. Esto implica hablar del dato y que las personas sean conscientes y responsables de esos datos.

Las 5 fases de Keepler en el proceso de gestión del dato:

  1. El diseño de una oficina del dato. Para definir funciones, responsabilidades claves, perfiles, objetivos… Esta oficina guiará el modelo operativo en la organización.
  2. La estrategia del dato. Procedimiento muy racional para identificar rápidamente lo que falla y lo que hay que hacer. Ser capaz de establecer una planificación.
  3. El gobierno del dato. Permitirá establecer las responsabilidades sobre los mismos, definiendo un modelo.
  4. La calidad del dato. Ayuda a los usuarios a entender “sus datos” y el rendimiento de los roles establecidos.
  5. El data literacy. Desarrollar glosario de datos que permita a los empleados y a la propia empresa tomar decisiones basadas en ellos.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.