Santalucía duplica las asistencias por la DANA

Santalucía

La Compañía ha registrado 757 afectados de los que más de una  treintena han sufrido riesgo extraordinario de inundación

Santalucía ha duplicado el número de clientes atendidos en agosto tras la DANA (depresión aislada a niveles altos) que ha afectado a España a lo largo de esta semana.

Así, la compañía explica en un comunicado que ha atendido 757 siniestros declarados a través de su red de mediadores y líneas de atención al cliente. Del total de incidencias, el 82% se han producido en el centro peninsular, principalmente en Madrid; y el 18% restante en la zona de Levante.

De todas ellas, 34 han resultado por riesgos extraordinarios (inundación). Estos datos de siniestros suponen un incremento de más del 140% respecto al mes de agosto del año 2018, tomando como referencia la provincia de Madrid.

Atención al cliente de Santalucía

Todas las incidencias han sido gestionadas con los medios habituales con los que cuenta Santalucía para hacer frente a estos sucesos: su propio contact center ACCEPTA, su red de profesionales colaboradores formada por 200 peritos y cerca de 2.000 reparadores, así como los gestores de siniestros de IRIS ASSISTANCE e inspectores y supervisores necesarios.

Consejos ante una DANA

Según los expertos de Santalucía, los consejos básicos para prevenir daños ante el aviso de una alerta climatológica como una DANA son:

  • Proceder al correcto cierre de puertas, ventanas, claraboya u otras aberturas de la vivienda o local. Si las citadas aberturas cuentan con contraventanas, cerrar también el máximo que se pueda de estas.
  • Mantenerse prudencialmente retirados de ventanas y puertas y también alejar bienes como aparatos electrónicos (ordenador, Tv…)  u otros especialmente susceptibles de verse dañados
  • Recoger toldos, capotas, persianas enrollables no fijas o similares que figuren instalados en las partes exteriores de la vivienda o local, asegurándose de que cuentan con el debido anclaje o sujeción.
  • Retirar de ventanas, terrazas, patios o cualquier otra zona exterior de la vivienda o local todos aquellos objetos no fijos que puedan verse dañados y que, además, puedan precipitarse y causar daños a personas u otros bienes.
  • Mantener limpios también los desagües situados en terrazas y balcones.
  • Asimismo, taponar los desagües de fregaderos, lavabos, bañeras y elementos similares.
  • Reducir al máximo el número de electrodomésticos en funcionamiento, especialmente en los casos de tormentas con una evidente carga eléctrica.
  • Tener a mano un teléfono móvil cargado y operativo con el que, en caso necesario, poder contactar con servicios de urgencia para pedir ayuda y, en cualquier caso, tener grabado en el mismo el teléfono de contacto con su compañía aseguradora. 
  • Tener disponibles linternas, radio, botiquín básico y agua. 

Y tras los daños causados

  • Contactar con su compañía aseguradora, lo más rápidamente posible.
  • Conservar los restos de bienes dañados hasta que los peritos de su compañía o, en su caso, del Consorcio de Compensación de Seguros, los hayan visto, tasado, llegado a un acuerdo sobre su importe y les hayan indicado que ya pueden desprenderse de los mismos.
  • En caso de imposibilidad de lo anterior, efectuar reportaje visual (vídeo o fotos) de los daños.
  • Por último, en caso de bienes muebles afectados (sofás, mesas, ropa, cortinas, alfombras, etc.), situar estos en un lugar seco y aireado para evitar que sus daños se agraven.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.