Telemedicina: los sanitarios necesitan formación y un nuevo marco legal

telemedicina Divina Pastora noticias de seguros

La Asociación de Derecho Sanitario de la Comunidad Valenciana (ADSCV) está preparando un documento balance de este 2020 en el que analiza las principales consecuencias en materia jurídico-sanitaria de la pandemia del Covid-19. Una de sus primeras conclusiones es que, si bien el coronavirus ha abocado a doctores y pacientes a relacionarse de forma telemática, la telemedicina que se está aplicando no es la correcta.

«La tecnología -explica Carlos Fornes, presidente de la ADSCVha venido para quedarse, pero necesita una inversión económica, técnica y de recursos humanos. La relación médico-paciente debe ser el eje sobre el que se asiente la asistencia sanitaria y que la tecnología empleada para la misma ha de estar encaminada siempre a la mejora de la humanización de la medicina».

Telemedicina, más allá de la tecnología

Fornes asegura que «invertir en tecnología no es suficiente. El personal que trabaja en los hospitales ha de contar con los medios tecnológicos necesarios, pero también deben acceder a formación específica en nuevas tecnologías para poder realizar un correcto diagnóstico y seguimiento de otras patologías».

En este sentido, la ADSCV propone que la Atención Primaria integre todas las patologías en una historia clínica, a la que se añadirían los aspectos clínicos de los otros especialistas. Y así se ofrecería una atención integral al paciente.

La telemedicina requiere un nuevo marco legal

La ADSDV pone también el foco en el marco legal del nuevo escenario. La telemedicina necesita una normativa para otorgar cobertura a los nuevos elementos de la propia asistencia (tiempos de respuesta, tipos de actos, historia clínica etc…); para impedir los riesgos legales, asignar las responsabilidades a cada interviniente y cumplir con los principios y derechos de confidencialidad, seguridad y protección de datos.

Por último, Carlos Fornes ha lamentado que «ahora mismo, los médicos están haciendo una media de 70 u 80 consultas telefónicas al día; que además son más largas que las presenciales. La Administración debería informar de esta situación a los pacientes. Para que no se genere la frustración y confusión que deriva en muchos casos en agresiones verbales o físicas al personal sanitario«.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.